Tras su posesión hoy como alcalde de la ciudad de Sucre, Enrique Leaño, llamó a las autoridades entrantes a trabajar de lado intereses personales y buscar el bien común. Con la voz entrecortada, la flamante autoridad de la capital nacional brindó su primer discurso encomendándose a Dios.

“Como siempre lo hemos dicho, una vez que una autoridad es electa, es autoridad de todos ciudadanos y debe trabajar por todos los ciudadanos de Sucre, se tiene que terminar cualquier situación de rivalidad que se hubiera presentado durante la campaña”, sostuvo.

Leaño emplazó a la ciudadanía a ser parte de la reconciliación entre sucrenses y dejar de lado actitudes adversas para evitar que la capital del Estado “siga siendo relegada”.

Junto a Leaño fueron posesionadas concejales titulares y suplentes de la ciudad de Sucre.

CHUQUISACA