El Director General Ejecutivo del Instituto Nacional de Estadística (INE), Humberto Arandina, descartó la realización del censo de población y vivienda para 2022 y afirmó que existe una demora toda vez que el censo debía desarrollarse en 2023. La pandemia del Covid-19 y los hechos registrados en 2020 a raíz de los conflictos post-electorales ocasionaron el retraso de esta actividad.

La autoridad indicó que no inició el trabajo técnico, financiero y logístico y sostuvo que los procedimientos pueden demorar hasta tres años por lo que se prevé que el censo nacional pueda desarrollarse el 2024.

“Hemos tenido un retraso, este censo debió haberse realizado a finales del 2023, pero la pandemia, la elevada inestabilidad del plantel ejecutivo dentro del INE y la falta de coordinación de aspectos que van específicamente de la mano de lo técnico, han perjudicado este cronograma”, precisó.

Tras estas declaraciones surgieron una ola de críticas, por su parte, el gobernador electo de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho afirmó que su región se declara en Estado de Emergencia y anunció que buscará consenso con los cívicos para exigir censo.

En tanto, los concejales alteños Javier Tarqui y Antioco Cala, coincidieron en que la población rechazará la postergación debido a que la distribución de recursos se basa precisamente en las proyecciones del censo del INE.

LA PAZ