El horno crematorio del cementerio general de Cochabamba se encuentra al borde del colapso debido a la cantidad de servicios de cremación que debe cumplir al día. Según explicó Benedicto Gonzáles, administrador del lugar, el equipo tiene capacidad para seis cuerpos por día y en las últimas jornadas la demanda incrementó.

El horno crematorio es requerido con más frecuencia que antes, llegando a operar a su máxima capacidad los últimos días, se teme que de continuar este panorama no se podrá ofrecer el servicio en caso de existir más muertes por Covid-19.

“Ante un incremento de contagios, eso significa que evidentemente habrá muertes por Covid-19”, sostuvo.

Una inspección realizada por autoridades municipales cochabambinas, determinó que el nuevo horno crematorio adquirido en la gestión de José María Leyes no funciona desde hace dos meses atrás y tampoco es posible mandarlo a refaccionar por problemas económicos principalmente.

COCHABAMBA