Médicos de Santa Cruz que insisten en la abrogación de la Ley de Emergencia Sanitaria advirtieron en las últimas horas que radicalizarán sus medidas de presión desde la próxima semana una vez culmine el paro movilizado que se cumplirá en su primera fase hasta el próximo 28 de febrero.

La dirigente de la Federación de Sindicatos de Ramas Médicas de Salud Pública (Fesirmes), Kadija Ovando, lamentó la posición del Gobierno que descarta y ve “imposible” la abrogación de esa objetada ley y cuestionó que se impulse una federación médica paralela al Colegio Médico.

“Hasta el momento no tenemos conocimiento de que el Gobierno haya tenido una conversación sincera y abierta con los profesionales en salud (…) no tiene que ver con un tema político porque no tenemos división salvo con los médicos que fueron patrocinados por el MAS”, afirmó.

Por su parte, la confederación médica afín al MAS se reunió en fin de semana y rechazó el paro de los galenos.

SANTA CRUZ