En plena segunda ola de contagios de Covid-19 en el país, Néstor Fernández, propietario de una funeraria colindante al hospital San Juan de Dios en Santa Cruz, aseveró que la demanda del servicio incrementó en los últimos días en gran parte por los decesos a causa de la enfermedad.

“Nosotros somos de los primeros en notar el índice de letalidad que va subiendo y bajando en estos días porque somos los encargados de recoger estos cuerpos, de darles este servicio funerario y el último adiós”, sostuvo.

Según relató Fernández, pese a la cantidad de decesos registrados en las últimas semanas el panorama no es similar al de la primera ola de contagios en la región cruceña, asimismo, indicó que si bien la cremación de cuerpos Covid-19 es uno de los requisitos para el entierro de los fallecidos por el virus, los dolientes optan por la sepultura habitual en ataúdes bajo los protocolos de bioseguridad correspondientes.

SANTA CRUZ