El fiscal departamental de Pando, Marco Peñaranda, informó la jornada pasada que el Tribunal de Sentencia Primero dictó 22 años de cárcel para J. S. Montero de 28 años de edad y 20 años de presidio para L. C. Paredes de 22 años de edad en el penal de Villa Busch por el delito de violación a una adolescente de 17 años.

La Fiscalía ofreció las pruebas consistentes en el informe de inicio de investigación policial, por su parte, el reporte del hospital pandino Roberto Galindo, demostró la intervención quirúrgica que se realizó la víctima, misma valorada por la autoridad jurisdiccional.

“El informe del hospital Roberto Galindo demostró la intervención quirúrgica que se le realizo a la víctima, certificado médico forense, informe psicológico y otros elementos que fueron valorados por la autoridad jurisdiccional que emitió sentencia condenatoria para los imputados“, sostuvo Peñaranda.

Los antecedentes del hecho se registrado en la ciudad de Cobija el 27 de enero del 2019, indican que uno de los agresores aprovechó la amistad que tenía con la víctima, para llevarla a su domicilio a consumir bebidas alcohólicas, con el otro perpetrador del hecho.

Según el informe de Abi, después de consumir bebidas alcohólicas, la adolescente quedó en estado de inconsciencia, situación que fue aprovechada para vejarla sexualmente.

Al día siguiente, la víctima despertó y observó que fue vestida con ropa de varón, mientras que su vestimenta fue lavada por los dos sujetos debido a la hemorragia que sufrió tras las lesiones ocasionadas.

Cuando la adolescente volvió a su domicilio no contó nada a su madre por temor; sin embargo, el 2 de febrero del mismo año fue internada en el hospital donde le practican dos cirugías por los serios daños que sufrió.

Ese mismo día, se presentó la denuncia en oficinas de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV), que puso el caso a conocimiento de las autoridades competentes para la correspondiente investigación.

PANDO