El inicio del pago del Bono Contra el Hambre de Bs 1.000, sumado a la cancelación de sueldos y rentas a las personas de la tercera edad derivó en que las filas en los bancos durante esta primera mitad de jornada sean extensas ocasionando a su vez que los beneficiarios tengan dificultades para acceder a los recursos.

“Las filas no están avanzando casi nada”, indicó una de las beneficiarias en la ciudad de Santa Cruz a tiempo de manifestar que los recursos serán destinados a paliar necesidades de su familia.

Por su parte, los rentistas jubilados apostados en las filas de ingreso al banco lamentaron que el día del cobro de sus beneficios coincida con el inicio del pago de los Bs 1.000.

SANTA CRUZ