Partidarios del Movimiento Al Socialismo (MAS) se refirieron ayer a la controversia que envuelve al actual ministro de Desarrollo Rural y Tierras, Wilson Cáceres, quien fue acusado de presunto nepotismo al nombrar a su esposa como jefa de gabinete de su dependencia y esta a su vez denunciada de emprender una masacre blanca al interior de la institución e indicaron que dejan en manos del presidente Luis Arce las medidas contra la autoridad.

“Todo delito se debe sancionar sea quien sea el que comete el delito, si el ministro se ha equivocado tendrá que ser sancionado, no es ético, no hacemos política para beneficiar a algunos cuantos, hacemos política para ayudar al pueblo, para trabajar por el pueblo. Las decisiones las tomará el hermano presidente Arce”, indicó el diputado del MAS, Renán Cabezas, a tiempo de considerar que esas prácticas son propias “de gobiernos pasados”.

La jornada pasada salió a la luz una carta firmada por Fabiola Gutiérrez, esposa del actual titular del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, demandando a los funcionarios de las instituciones dependientes de esta cartera de Estado “presentar su disposición al cargo”.

LA PAZ