El dirigente nacional de los petroleros, Ludwig Sánchez, aseveró la jornada pasada que, a causa de la paralización de la planta de Urea, varios contratos fueron rescindidos generando una pérdida económica de $us 241 millones.

“La paralización de la planta ha generado daños por 241 millones de dólares por el tema de la pérdida de contratos por la no producción de urea, se está interponiendo una querella para arraigo y solicitud de arraigo en contra del director nacional de Industrialización de la Planta de Urea y del directos de la planta”, aseveró el representante de los petroleros.

Sánchez agregó que se solicitó el desconocimiento de la octava adenda den exportación de gas al Brasil, ya que “afecta al techo presupuestario con 241 millones de dólares”.

FIDES COCHABAMBA