Los afectados por la agresión sufrida en Vila Vila en noviembre del 2019 por parte de afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) que flagelaron, desvistieron y rociaron con gasolina a las personas que pretendían reforzar las protestas en La Paz tras los indicios de fraude en los comicios de ese año, aseveraron hoy no tener miedo a la Justicia a la que consideran parcializada con el partido oficialista.

“Hemos sido heridos, hemos sufrido los vejámenes que conocen en los buses por parte de los afines al MAS, no ha habido justicia para nosotros y vemos que en este nuevo gobierno no va haber justicia. En todo caso vamos a seguir unidos y movilizados porque hemos escuchado que a mucha gente la están fichando, la están persiguiendo. Nosotros no tenemos miedo”, sostuvo el afectado potosino, Arnold Palenque a tiempo de ratificar que en 2019 fueron atacados con armas de fuego.

El 10 de noviembre del año pasado, unas 32 personas que se trasladaban de Potosí con rumbo a la ciudad de La Paz para participar de las protestas y exigir la renuncia del presidente Evo Morales en los conflictos post-electorales fueron sorprendidos y atacados en la carretera de Vila Vila, a 80 kilómetros de Oruro.

La policía en ese momento amotinada tuvo que desplegar a un contingente para rescatar a los 15 rehenes.

FIDES POTOSÍ