Alrededor de 3.000 policías del servicio pasivo en el país se encuentran en emergencia y denuncian que se pretende rebajar un porcentaje de sus rentas según informó en las últimas horas el suboficial superior del servicio pasivo y vicepresidente de la Asociación Nacional de Suboficiales, Sargentos, Cabos y Policías (Anssclapol), Jaime Larrea.

“Tenemos problemas institucionales que al servicio pasivo está afectando, es conocimiento general de toda la policía boliviana, hoy están llevando adelante una reunión con el Comandante General para ver nuestro tema económico que afecta a los rentistas del servicio pasivo de la Policía Boliviana”, sostuvo.

Según detalló, la rebaja podría darse por rangos, “un cabo policía gana 2.000 o 3.000 y es una mínima renta la que percibimos y todavía nos quieren rebajar un porcentaje más y eso no lo vamos a permitir, quieren rebajar un porcentaje del 15 o 20 porciento”, acotó.

FIDES COCHABAMBA