La administración del cementerio Covid-19 de Potosí se dio a la tarea este jueves de poner estacas con los nombres de los fallecidos y la fecha de deceso en los espacios donde presuntamente estarían sepultados los cuerpos de personas que murieron por coronavirus, sin embargo, esta labor fue interrumpida por los dolientes que desde hace semanas demandan saber la locación exacta de cada uno de los decesos.

Los familiares no creen en las explicaciones de las autoridades ediles y el pedido de exhumación de cadáveres continúa latente a pocos días de la festividad de Todos los Santos, asimismo los dolientes expresaron su descontento y visiblemente afectados procedieron a reprender a los funcionarios.

“¿Qué se están inventando?, son inventos (la información sobre la locación de los cadáveres), a última hora vienen y están poniendo los palos, está mal el plano”, sostuvo una de las familiares visiblemente afectada.

“No estamos de acuerdo con la locación, no es justo que nos hagan pasar doble dolor, no se sabe si están (enterrados) de uno o de dos, no se tiene el valor de decirnos cómo han hecho”, acotó otra doliente.

Son 216 los cuerpos sepultados en el cementerio general y 88 en el camposanto de Carachipampa, según denunciaron hace semanas los familiares, no lograron identificar a sus cercanos fallecidos por la enfermedad por falta de información que debía ser proporcionada por las autoridades municipales.

FIDES POTOSÍ