La empresa metalúrgica Karachipampa que depende de la Cooperativa Minera de Bolivia (Comibol) a la fecha no genera utilidades para el Estado por problemas un uno de sus hornos, la estatal opera fundiendo plomo y plata para lograr mantener los salarios de 230 empleados.

El gerente general, Walter Quintanilla, aseveró que las utilidades son mínimas y las labores de la empresa se enfocan en cumplir el contrato con la internacional TRAFIGURA.

“A la empresa Trafigura nosotros le entregamos toda nuestra producción, acumulamos los lingotes de plomo” y cuando llegamos a 200 toneladas de 10 camiones, los mandamos a Arica y en estos días esos 10 camiones los vamos a mandar a Arica”, aseveró.

Por otra parte, el producto fundido de plata se va hacia la ciudad de El Alto para ser despachada en avión, “es poquita porque solo es una tonelada”, agregó.

La producción de Karachipampa para la exportación asciende a unas 80 toneladas de plomo al mes y una de plata.

“Comibol en este momento nos debe como 9 millones de bolivianos, en este momento queremos cobrar pensando en los aguinaldos”, sostuvo.

Se espera que en próximas semanas se presente un convenio ante el Ministerio de Minería para la reactivación de la planta.

FIDES POTOSÍ