Este miércoles, durante un acto de instalación del gabinete ampliado en la Casa Grande del Pueblo, la presidenta Jeanine Áñez, aseveró que los populistas autoritarios no tienen ninguna posibilidad de volver al Gobierno y garantizó que la actual gestión frenará cualquier intento o actos violentos que pretendan convulsionar el país.

“Pero los populistas autoritarios, mientras nosotros seamos gobierno, no tienen ninguna posibilidad de retorno a nuestro país, eso ya lo hemos advertido y lo vamos a sostener, (entonces) que sigan amenazando, pero nosotros ahí los vamos a enfrentar”, aseveró la mandataria.

Las declaraciones de Áñez se dan luego que el 1 de octubre, el dirigente minero afín al Movimiento Al Socialismo (MAS), Orlando Gutiérrez, advirtió con pasar de la resistencia a la toma del poder “a buenas o malas” ante el mínimo intento de “fraude” en las elecciones del próximo 18 de octubre.

Por su parte, en el mismo acto político el dirigente cocalero y candidato a senador por el expartido oficialista aseveró que “si se registra alguna irregularidad, el pueblo boliviano, en las calles recuperará el poder”.

FIDES LA PAZ