El confinamiento por la pandemia del Covid-19 hizo que los casos de violencia física y psicológica incrementen en los hogares, ante ese escenario se resolvió la jornada pasada, desplegar brigadas de ayuda a los diferentes mercados de la ciudad de Santa Cruz.

El director de la iniciativa, Migue Ángel Tapia, aseveró que el proyecto busca frenar las agresiones y posibles feminicidios.

“La mujer víctima de abuso se encuentra con su agresor en la pandemia, su agresor no le permite salir de casa y es peor en momentos en que no hay recursos económicos, la crisis es aguda y por esa razón muchas mujeres no tienen acceso ni económico, ni de transporte, ni logístico para acceder a estos espacios”, explicó.

La iniciativa tiene oficinas en el mercado 4 de noviembre, en Lazareto, Urkupiña del Plan 3.000 y en San Juan en la Villa 1 de mayo, cada centro es atendido por ocho personas quienes “vacunan contra la violencia” y promueven a que las mujeres tengas las herramientas para defenderse en tiempos de pandemia.

FIDES SANTA CRUZ