Mediante un decreto presidencial, José María Cabrera, fue destituido hoy del cargo de procurador general del Estado y suplantado por Alberto Javier Morales. La mañana de hoy la ahora exautoridad develó que el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, se encontraba en una situación jurídica compleja por el caso de la compra presuntamente irregular de agentes químicos y por la actitud de privatizar una empresa estatal.

“Es un decreto presidencial debidamente legalizado cuyo artículo único señala que se designa al ciudadano Alberto Javier Morales Vargas como procurador general del Estado”, indicó el funcionario que notificó a Cabrera.

La Procuraduría General del Estado (PGE) denunció en la mañana que el ministro Murillo pidió la destitución de José María Cabrera quien, según se dijo, se opuso a algunas decisiones del Gobierno nacional.

FIDES LA PAZ