Personas con discapacidad de Cochabamba iniciaron este martes una huelga de hambre en demanda de un bono que beneficie a más de 12.000 ciudadanos, el sector manifestó sentirse discriminado por las autoridades ya que parte de la población recibió canastas familiares y otros recursos para paliar los efectos de la pandemia del Covid-19.

“Nosotros nos declaramos en huelga de hambre, hemos esperado bastante, nuestro sector ha sido discriminado, nadie se ha acordado de nosotros (…) pedimos lo que es justo”, sostuvo la dirigente Helga Coca a tiempo de aseverar que existe un presupuesto en el fondo nacional de Solidaridad.

“Son 25 millones que iban a los planes y proyectos, no se ha ejecutado ningún proyecto o plan (…) queremos que se beneficien todas las personas con discapacidad”, concluyó.

FIDES COCHABAMBA