A más de un mes del bloqueo de rutas nacionales que demandaban elecciones el 6 de septiembre, la investigación iniciada en el Ministerio Público de Oruro para establecer responsabilidades por la muerte de al menos cinco pacientes en el hospital Obrero de la región por falta de oxígeno debido a la obstrucción de carreteras, avanza a paso lento.

El fiscal asignado al caso, Roger Castro, informó que aún no se ha determinado quienes son los responsables de los decesos o a quién se imputara por el delito.

“No se tiene identificado a los autores, el delito es atentado contra la salud pública y bajo tal parámetro se están recolectado todavía elementos y obviamente en función a la coordinación con el investigador asignado al caso estaremos demostrando responsabilidades en contra de los responsables del hecho”, sostuvo.

Se indagan las responsabilidades del hecho y las causas por las cuales no se permitió el paso de los vehículos con el insumo médico, “que eran de directo interés y necesidad para esas personas que se encontraban delicadas de salud”. Así mismo se solicitará informes a las entidades que abastecen de oxígeno a la región.

En el marco de las investigaciones se considera “clave”, la testificación de la empresa de transporte de oxígeno Praxair.

FIDES ORURO