Nuevamente la Iglesia Católica y la Defensoría del Pueblo son llamadas a mediar en el conflicto social que lleva más de siete días de bloqueos en el país, esta vez el director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) Cochabamba, Yercín Mamani exhortó al diálogo entre partes en conflicto tras denunciar agresiones a personal médico por parte de los movilizados.

“El personal de salud está poniendo en riesgo su vida, como la agresión sufrida ayer, nuevamente llamar a la cordura, a la reflexión y pedir a las autoridades de los diferentes niveles de gobierno e instancias políticas y no políticas, como el Defensor del Pueblo, la Iglesia y otros actores que puedan ingresar a una mesa de diálogo”, manifestó.

El médico indicó que el lunes 10 de agosto una funcionaria de salud que transportaba reactivos para pruebas Covid-19 fue agredida verbal y físicamente por personas congregadas en la zona sur de la urbe cochabambina.

Similar panorama fue reportado la pasada semana por el Sindicato de Ramas Médicas (Sirmes), la institución denunció que sus afiliados fueron agredidos en diferentes puntos de bloqueo por lo que solicitaron al Sedes replegarse de las zonas conflictivas.

FIDES COCHABAMBA