Trabajadores del área médica de Santa Cruz protagonizaron este martes una marcha que concluyó en puertas de la Caja Nacional de Salud (CNS), la medida amenaza con ser radicalizada a partir del lunes en caso de no mejorar la atención médica de los afiliados, se exige además la renuncia del administrador de esa entidad.

“No hemos venido a desfilar ni a pedir por favor, hemos venido a exigir que nos den la atención adecuada (…) hay que hacer cola para pagar, hay que hacer cola para un análisis, hay que esperar que les dé la gana de atendernos”, expresó el dirigente de los trabajadores del área que encabezó la movilización, Robert Hurtado.

El representante lamentó la atención que reciben los trabajadores en salud y enfatizó el caso de los afiliados en provincia quienes, según dijo, deben adquirir los medicamentos para tratamientos con recursos propios. “Dentro de nuestro pedido está la renuncia del señor administrador (de la CNS)”.

Se propuso paro general indefinido desde el lunes 10 de agosto en caso de no ser atendidas sus demandas.

FIDES SANTA CRUZ