El secretario ejecutivo de la Confederación de Maestros Rurales de Bolivia, Andrés Huayta, expresó este fin de semana la disconformidad de su sector sobre la decisión del Gobierno de clausurar el año escolar en medio de la pandemia del Covid-19.

El representante de los maestros denunció que el Gobierno transitorio no tomó en cuenta las propuestas alternativas que se presentaron para continuar impartiendo educación de manera no presencial.

“Habíamos planteado la dosificación de los contenidos y todas las estrategias metodológicas para trabajar en esta currícula de emergencia, sin embargo nos vemos totalmente sorprendidos por esta clausura de la gestión escolar queriendo echar la culpa al Magisterio Nacional”, afirmó.

Así mismo indicó que los maestros en ningún momento exigieron el retorno a clases presenciales en plena pandemia y recordó que desde hace dos semanas el sector no está movilizado ni cumpliendo medidas de presión, “ni siquiera hemos participado en las movilizaciones de la Central Obrera Boliviana”.

FIDES TARIJA