Trabajadores del Cementerio General de Cochabamba y autoridades del municipio llegaron a un acuerdo este martes para habilitar nuevamente las operaciones del lugar tras conocerse que una persona que cumplía funciones en el camposanto habría muerto presuntamente por Covid-19. Tres de los empleados que tuvieron contacto con el deceso serán sometidos a las pruebas para confirmar o descartar la enfermedad.

El administrador del cementerio, Benito Gonzales, informó que el sujeto que murió concluyó su contrato hace 15 días y se conoció de su fallecimiento hoy por lo que las autoridades tomaron recaudos.

“El compañero no ha fallecido en el cementerio sino en su domicilio, él ya no estaba trabajando desde hace días atrás porque no estaba contratado”, explicó. Según informó Gonzales, el hombre murió a causa de un paro cardiaco, sin embargo personal médico detalló en el certificado de defunción “muerte en estudio”.

 El detalle del certificado de defunción causó susceptibilidad entre los trabajadores del camposanto, por lo que solicitaron que profesionales en salud les realicen estudios para descartar que sean portadores del virus.

Se procedió a desinfectar los ambientes del cementerio desde las oficinas, vestuarios, baños, duchas e incluso el horno crematorio.

FIDES COCHABAMBA