En medio de la pandemia del covid-19, la demanda para cremar cuerpos en el cementerio general de Oruro creció en los últimos días y la capacidad del horno crematorio adquirido en el año 2015 no fue diseñada para esta situación ya que puede realizar solo dos trabajos por día.

El administrador del campo santo, Rolando Huayhua a tiempo de asegurar que hubo descuido por parte del alcalde señaló que en caso de que la situación se descontrole será imposible atender los requerimientos de cremación del municipio por lo que se envió una solicitud a la alcaldía para la adquisición de al menos otros dos hornos crematorios.

“Este horno no tienen la capacidad para quemar más de dos cuerpos al día, yo he solicitado al alcalde municipal que se adquieran dos nuevos hornos, (…) estos hornos son de alta tecnología para que no se queme dos cuerpos al día, sino hasta ocho”, aseveró.

Según datos del Servicio Departamental de Salud (Sedes) Oruro, hasta el viernes el departamento reportó 19 fallecidos por covid-19 de los cuales 15 fueron cremados en el cementerio general.

FIDES ORURO