El alcalde del municipio de Llica en el departamento de Potosí, informó este viernes que desde el inicio de la cuarentena por Covid-19, se identificó a más de 50 personas que intentaron ingresar al territorio nacional por rutas utilizadas para el contrabando, según la autoridad edil algunos de los infractores fueron trasladados hasta el Campamento Tata Santiago en Pisiga, para cumplir confinamiento.

La primera autoridad municipal sostuvo que comunidades del sudoeste del departamento potosino, frontera con Chile realizan controles desde diferentes puntos. “Hasta la fecha se ha mandado a Pisiga a algo de 40 y otros 10 hacia Oruro. Son 50 personas que han intentado ingresar al municipio de Llica”, aseveró.

Las comunidades de frontera están organizadas para resguardar el ingreso al país, los municipios denunciaron que su territorio es utilizado como un punto de paso para transitar hacia otros departamentos.

FIDES POTOSI