Los Gobiernos municipales de Colpa Bélgica y Roboré en el departamento de Santa Cruz, se declararon en quiebra esta semana por la falta de recursos económicos para afrontar la pandemia del coronavirus, las autoridades de ambas regiones manifestaron su preocupación por la situación que atraviesan y solicitaron el apoyo del Gobierno.

La alcaldesa del municipio cruceño de Colpa Bélgica, Sandra Muñoz, informó de la quiebra de su región y cuestionó al Gobierno por la falta de atención a las localidades para afrontar el estado de emergencia que vive Bolivia a causa del coronavirus.

“No tengo un hospital de primer nivel, solo tengo un centro de salud, asistimos a los pacientes con nuestros recursos y materiales que compramos para los médicos”, aseveró la primera autoridad del municipio.

Según testimonio de Muñoz, 12 funcionarios dieron positivo a coronavirus en el lugar, por lo que el centro de salud se quedó sin médicos y enfermeras para atender a los pacientes. “Un galeno hace doble turno, las enfermeras están trabajando el doble, hemos contratado un nuevo personal y eso significa inversión de recursos”.

Por su parte el alcalde de Roboré, Iván Quezada, indicó que se tuvo que retirar al 70% de los funcionarios municipales por la falta de recursos económicos tras declararse en quiebra.

“Hemos tocado fondo, estamos prácticamente en la quiebra, como municipio hemos despedido personal (…) es insostenible la situación, no tenemos para pagar”, afirmó.

FIDES SANTA CRUZ