Pobladores del municipio de Eucaliptus en Oruro aseguran que brindarán garantías para que la Policía Boliviana y personal médico retornen al lugar, sin embargo condicionan el trabajo de los salubristas y exigen la destitución de la directora del centro de salud, así mismo las protestas contra el alcalde Jaime Ramírez, persisten.

El dirigente de los comunarios, Bryan Santos, informó hoy que la Central Única de Trabajadores Campesinos Pablo Zarate Villca de la provincia Tomás Barrón determinó garantizar el trabajo de los efectivos policiales y de los galenos sin embargo piden la destitución de la directora del centro de salud de la región, Bertha Orellana, a quien acusan de brindar mala información de la situación epidemiológica del municipio.

Por otra parte, las acusaciones contra la primera autoridad municipal por presuntos hechos de corrupción continúan y los vecinos desmienten pugnas internas por poder.

Al momento ninguna de las instituciones que la pasada semana sufrió agresiones por parte de los comunarios retomó actividades en el sector.

La pasada semana varios trabajadores y médicos del Centro de Salud de este municipio sufrieron agresiones, ante el amedrentamiento de los pobladores 22 funcionarios de este establecimiento médico público decidieron replegarse.

FIDES ORURO