Tras las duras críticas por parte de la Iglesia Católica al Gobierno de transición, hoy autoridades nacionales a la cabeza de la presidenta Jeanine Áñez se reunieron con representantes de la Conferencia Episcopal Boliviana en el palacio.

El ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, al concluir el encuentro aseveró que las observaciones  del pasado domingo no generan malestar entre autoridades gubernamentales y por el contrario ayudan a reflexionar sobre el trabajo del actual sistema. “Hemos pedido a la Iglesia que nos ayude a generar un clima de comprensión entre los bolivianos para evitar hechos de violencia provocados por un sector minoritario con fines políticos”.

Por su parte el secretario general de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), Aurelio Pesoa, comprometió a la iglesia a coadyuvar con el cumplimiento de la cuarentena ante coronavirus en Bolivia.

«Como Iglesia siempre hemos buscando la paz y hemos llamado a la paz, los conflictos no nos ayudan a caminar como hombres y mujeres que vivimos en un país y yo creo que en este momento los conflictos no tienen ni deben surgir», declaró.

FIDES LA PAZ