La falta de respuesta a las pruebas de laboratorio para descartar o confirmar casos de coronavirus, seis pacientes totales de la enfermedad y un deceso fueron los factores que tomó en cuenta el Gobernador de Tarija, Adrián Oliva, para anticipar que se rechazará la flexibilización de la cuarentena después del 10 de mayo.

“Mientras no resolvamos el problema de las pruebas de laboratorio, nosotros no estamos en condiciones de pasar a la segunda fase de la cuarentena”, declaró a tiempo de enfatizar que el departamento apoya los trabajos de contención con pruebas rápidas, “necesitamos tener un laboratorio operativo, necesitamos hacer todos los días pruebas”.

La autoridad enfatizó que es importante tener conocimiento preciso de la curva epidemiológica de Tarija para poder considerar algún tipo de flexibilización.

Tres personas dieron reactivo a las pruebas rápidas efectuadas, al momento se espera respuesta del  Centro Nacional de Enfermedades Tropicales (Cenetrop) para confirmar o descartar la enfermedad en las personas. Dos de los sospechosos son trabajadores en salud y uno es de prensa.

FIDES TARIJA