El gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez, sugirió ayer a las autoridades gubernamentales analizar la flexibilización de la cuarentena para que el empresariado reactive el funcionamiento de las unidades productivas de manera paulatina, advierten que de lo contrario el costo social y económico será mayor.

Análisis preliminares del sector dan cuenta que entre el 60% y 80% de las empresas reducirán su personal. “La buena señal que se manda desde el Ejecutivo es que en siete días se va a analizar si la cuarentena puede ser flexibilizada y que da esperanzas de que la economía pueda volver a funcionar (…) nosotros no queremos retroceder en los avances que tuvimos contra la pobreza”, afirmó Rodríguez.

El sondeo del IBCE que tuvo como encuestados a sus afiliados de distintas ramas económicas indicó que a causa de la falta de ingresos por parálisis de sectores, las empresas optarán por despedir a parte de sus funcionarios, “si esto se prolonga demasiado, vamos a terminar con menos empresas trabajando y más gente en las calles”.

El gerente considera que gran parte del éxito de la cuarentena depende de la conciencia de la población para acatarla.

FIDES SANTA CRUZ