Oruro vivió ayer su peor día en cuanto a registro epidemiológico de la enfermedad, en menos de 24 horas los casos positivos de coronavirus se duplicaron, sólo la jornada pasada se confirmaron 16 nuevos pacientes. Ante este escenario tanto el Gobernados, Zenón Pizarro, como el alcalde, Saúl Aguilar determinaron radicalizar controles militarizando desde el miércoles la ciudad.

“Una de las tareas principales será que el Ejército militarice la ciudad de Oruro para un control más riguroso”, manifestó Pizarro a tiempo de enfatizar que no se permitirá la circulación de personas cuya cédula de identidad no tenga las terminaciones numerales correspondientes al día.

Por su parte el burgomaestre instruyó mayor control a los comerciantes, advirtió que la Policía Nacional y las Fuerzas Armadas procederán a detener a quienes infrinjan la cuarentena, esta posición fue respaldada por el Comandante Departamental de la Policía, Cnl. Miguel Cárdenas, “se va a arrestar a todo aquel ciudadano que incumpla las disposiciones, especialmente a quienes violen la restricción vehicular y peatonal”.

El Comandante de la Segunda División de Ejército, Cnl. Moisés Ramírez, adelantó que existirá un mayor despliegue militar para hacer cumplir la normativa, por lo que anunció el apoyo de los regimientos Corque de Sajama y Mejillones de Huachacalla.

FIDES ORURO