El pleno del Senadores sancionó y envió al Ejecutivo la Ley de diferimiento (aplazamiento) del pago del capital, intereses y otro tipo de gravámenes de los créditos que tengan las personas con las distintas entidades financieras por el tiempo que dure la emergencia del Coronavirus (COVID-19), concediendo seis meses posteriores al levantamiento de la pandemia para su regularización.

La prensa de la Cámara de Senadores informó que la Ley “Excepcional de Diferimiento de Pagos de Créditos y Reducción Temporal del Pago de Servicios Básicos”, que fue devuelta por Diputados con modificaciones, dispone el pago diferido por los servicios básicos sin multas ni sanciones, mientras dure la pandemia, no debiendo realizarse el corte del servicio por falta de la cancelación de los mismos.

“La banca no puede cobrar intereses por estos meses, no es apropiado, porque en estos momentos la gente está precautelando por su salud y no pueden salir a trabajar los que viven al día. Haciendo un análisis se predispuso un congelamiento del pago de los intereses”, explicó la presidenta de la Cámara de Senadores, Eva Copa.

La normativa señala que se deberá reducir en un 50% el pago mensual de las tarifas de los servicios básicos (agua potable, alcantarillado, electricidad, gas domiciliario y telecomunicaciones), mientras dure la pandemia, por lo que los pagos de los servicios deben ser diferidos sin multas ni sanciones por el tiempo que persista la emergencia sanitaria.

FIDES LA PAZ