El éxodo masivo de bolivianos que retornan de Chile tuvo ayer si punto más alto en el puesto fronterizo de Pisiga – Oruro con la llegada de casi 400 compatriotas, el suceso desnudó una realidad que con los años no se pudo cambiar. El abandono de las fronteras por parte del Estado.

El alcalde de Sabaya, Pablo Villca, manifestó a Fides Oruro la impotencia que sentía al ver a tanta gente que atravesaba “una odisea” y no tener las condiciones adecuadas para atenderlos.

“Muy lamentable, quiero hacer un llamado con mucha tristeza a nuestro Gobierno, que priorice las fronteras, nuestro equipo de trabajo está expuesto, nuestra Policía Nacional lo mismo”, aseveró la autoridad a tiempo de recalcar que no se cuenta con los insumos básicos para prevenir el Coronavirus (Covid-19).

Después de varias horas finalmente llegó la orden desde La Paz para que se aborden los buses y los recién llegados puedan ser trasladados a su destino sometiéndose a Cuarentena Voluntaria.

FIDES ORURO

Tu comentario