La Iglesia Católica la ciudad cruceña, suspende toda actividad que congregue gente. El Arzobispo de Santa Cruz, Monseñor Sergio Gualberti, pidió ayer a la población permanecer en sus domicilios y acatar las determinaciones dictadas por las autoridades nacionales para evitar la propagación de la Pandemia del Coronavirus (Covid-19).

La Arquidiócesis de ese departamento decidió suspender las misas con presencia de personas y pidió a los fieles seguir las actividades eclesiásticas mediante redes sociales y medios de comunicación.

“Se invita a todos los habitantes cumplir las medidas con responsabilidad, espíritu de servicio, cordura y racionalidad en vista a preservar la vida humana por encima de cualquier propósito e interés”.

El calendario de la Semana Santa dependerá de las decisiones de las autoridades nacionales al terminar la cuarentena.

FIDES SANTA CRUZ