Al promediar las 20.30 del lunes se registró una explosión en el penal de Mocoví de la ciudad de Trinidad, del departamento del Beni, y cobró la vida de Jorge Mauricio Solíz Rojas; la onda explosiva dejó también unos 30 heridos, era gente que se encontraba en el lugar, según un reporte de radio Fides.

Un brasileño, a quien tienen identificado, lanzó un artefacto que se presume sea una granada, sin embargo aquello no fue confirmado y está en investigación.

El director de la Alcaldía, Arnold Méndez, informó que el hecho se registró por una disputa entre reos y habló de una granada de guerra.

“Hubo una disputa entre un ciudadano de nacionalidad brasileña con otra personas, un boliviano, estaban parece en una reunión y esta persona lanza una granada de guerra, que eso es lo lamentable que haya ingresado un arma de guerra al centro penitenciario”, dijo, en un informe preliminar.

El fallecido tenía una sentencia de 30 años acusado del robo de la joyería Carrasco y también de la matanza, el año 2013, de más de 20 personas en la cárcel de Palmasola, en Santa Cruz, de donde fue trasladado a Mocoví, además escapó de la cárcel el año pasado y fue recapturado en Riberalta.

La desesperación de los familiares era única porque no sabían de la situación de los internos, había madres y padres que incluso se desmayaron.

El defensor del Pueblo en Trinidad, Alberto Condori, pidió una explicación porqué entró ese explosivo a la cárcel.

“Fue un artefacto explosivo ocasionado por un privado de libertad en el pabellón “A” (…) los del pabellón “B” deben estar tranquilos”, indicó.

Radio Fides/La Paz