El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, confirmó que los fallecidos por la explosión en la cárcel de Mocoví de Trinidad son dos y se presume que fue por una granada de guerra. Por otro lado, la autoridad indicó que mediante la Cancillería verán la formar de devolver a los reos brasileños, que son del PCC, al vecino país, con el fin de proteger a los presos bolivianos y a los policías.

“Ha habido una explosión que ha dejado muchos heridos y dos muertos confirmados al momento”, indicó. Se trata de Jorge Mauricio Solís Rojas y Rubén Darío Salazar.

Murillo dijo que una investigación rápida que hicieron en los penales, teniendo como antecedente los hechos ocurridos en pasados días en la cárcel de El Abra en Cochabamba, se identificó que hay “una pulseta del PCC que está tratando de mostrar su poder en el país”.

Informó que, de manare preliminar, se tiene el dato que el artefacto explosivo sería una granada de guerra que fue enviada del penal del Abra, en Cochabamba, a Mocovi, en Trinidad.

Es por eso que mediante la Cancillería verán la formar de devolver a los reos brasileños, que son del PCC, al vecino país con el fin de proteger a los reos bolivianos y a los policías. Son nueve reos del PCC en todo el país.

“Se ha ordenado que se pongan en contacto con la Cancillería y todos los presos que tenemos, extranjeros, especialmente los brasileños del PCC que son de alta peligrosidad, vamos a ver la forma de devolverlos a su país porque nosotros estamos poniendo en riesgo la vida de nuestros reos, de nuestros policías, con gente de alta peligrosidad como ésta del PCC”, sostuvo.

De hecho, también se ha ordenado que “todos los presos de alta peligrosidad sean aislados” pues “no se va permitir que haya otras bajas de presos y peor aún que esto pueda afectar a nuestros policías”.

Por otro lado, advirtió a jueces y fiscales que por algunos favores económicos están dejando en libertad a delincuentes serán procesados, por eso ha ordenado a Régimen Interior denunciar a dichos funcionarios públicos.

Radio Fides/La Paz