La Delegación de la Unión Europea en Bolivia expresó este martes su profunda preocupación por la escalada de tensión entre Bolivia y España, que derivó en la expulsión de diplomáticos de ambos países. Dicha declaratoria de “persona non grata”, a funcionarios españoles es rechazada.

“La Delegación de la Unión Europea en Bolivia expresa su profunda preocupación por la escalada de tensión diplomática que se ha saldado con la declaración de persona non grata de la encargada de negocios y del encargado de la sección consular de la Embajada de España, medida que rechaza”, indica el primer punto del comunicado que emitió.

Ayer se celebró una reunión de jefes de misión de los Estados Miembros y de la Unión Europea para conocer de parte de España lo sucedido, y la delegación de la Unión Europea también agradecería recibir a la mayor brevedad una explicación de parte del Gobierno interino de Bolivia.

“La expulsión de funcionarios diplomáticos es una medida extrema e inamistosa que debe reservarse a situaciones de gravedad. El pleno respeto a la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y el diálogo son fundamentales para reducir la tensión”, indica otra parte del comunicado.

La Unión Europea expresa su deseo de que esta situación “se supere con celeridad y que las tradicionales y excelentes relaciones de Bolivia con todos los Estados Miembros y la Unión Europea se restablezcan”.

Radio Fides/La Paz