El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, aseguró este lunes que los funcionarios de la embajada de España, implicados en el impasse con la diplomacia del ese país y que debían dejar Bolivia el fin de semana, no lo hicieron.

“Entiendo que no han salido los delgados españoles. De acuerdo a los informes que nosotros tenemos, ellos siguen en Bolivia, no se han movido para nada, los brazos de Bolivia están abiertos para todos aquello que vengas y respeten nuestras normas, nuestras reglas, respeten al Gobierno legalmente establecido”, sostuvo.

El fin de semana se conoció de una nota verbal de la Dirección General de Ceremonial de Estado, fechada el 26 de diciembre, dirigida a la Cancillería de Bolivia, un día antes del incidente ocurrido en  La Rinconada en la zona Sur  de La Paz, que indica que “el 28 de diciembre regresarán a España el personal que ingresó el pasado 14 de noviembre como apoyo técnico a la legación diplomática en La Paz”.

“Nosotros queremos hacer amigos, no peleamos con nadie, no queremos hacer enemigos pero no vamos a permitir que ni cubanos, ni venezolanos, ni ningún ciudadano, venga a nuestro país para tratarnos como si fuéramos una colonia”, acotó Murillo.

Radio Fides/La Paz