El comandante departamental de la Policía de La Paz, William Cordero, aseguró este martes que la entidad no está hostigando a nadie en referencia a la denuncia del Gobierno mexicano de la presencia excesiva de personal de servicios de inteligencia en su embajada y su residencia de La Paz.

Más bien el jefe policial pidió a la autoridades mexicanas entregar a la exautoridades que tienen cuentas pendientes con la justicia.

“Nosotros no estamos hostigando a nadie, más bien nosotros pedimos a las autoridades mexicanas, las personas que están en el interior de estos lugares, los entreguen, vayan ante la justicia boliviana y puedan comparecer y asumir responsabilidades si es que las tienen”, sostuvo.

Aseguró que el único trabajo que están realizando es cumplir con el mandato de la Constitución Política del Estado (CPE), pues una de las misiones es el cumplimiento de las leyes.

“En ese entendido tenemos que realizar diferentes operativos para poder dar cumplimiento a las órdenes de apremio que han sido emitidas por el Ministerio Público”, dijo.

Explicó que no disminuirán la cantidad de efectivos policiales que resguardan el lugar pues estarían incurriendo en incumplimiento de deberes.

“No, no, nosotros entraríamos en un incumplimiento de deberes, tenemos que cumplir nuestro deber constitucional”, acotó.

Radio Fides/La Paz