Un grupo de contrabandistas utilizando bombas molotov y armas de fuego emboscaron a funcionarios de la Aduana y efectivos del Ejército que escoltaban mercadería de contrabando en el trayecto del punto de control Abapó – Santa Cruz, situación que obligó a los uniformados y personal aduanero a escapar del lugar abandonando el motorizado.

El gerente General del Instituto Boliviano de Comercio Exterior, Gary Rodríguez, demando una investigación del caso y aplicar la ley como corresponde, según un reporte de radio Fides Santa Cruz.

“Censurar este tipo de actividades que están al margen de la ley y que por realizar un negocio ilegal están dispuestos a, no solo ocasionar daños económicos al Estado, sino atentar contra la vida”, afirmó.

Para el ataque a la caravana, los contrabandistas emplearon un camión Volvo, color rojo sin placa de control y embistió violentamente a una de las vagonetas de escolta. El camión confiscado por la Aduana contenía cigarrillos de contrabando que fueron incinerados.

Radio Fides/Santa Cruz