Los Obispos de Bolivia, mediante un comunicado emitido este miércoles, condenaron la violencia venga de donde venga y no permitir “que instigadores delincuentes generen más dolor y muerte”, exhortan a los grupos que se movilizan, para expresar sus demandas, hacerlo manteniendo actitudes pacíficas.

Los Obispos, ante la espiral de irracionalidad y de violencia que crece y que se ha cobrado ya numerosos muertos y heridos, cubriendo de luto a la comunidad boliviana, se solidarizan con sus familiares y elevan oraciones por su eterno descanso y la recuperación de los heridos.

“Condenamos la violencia, venga de donde venga. Recordamos una vez más que es irracional e irresponsable y no es solución para los conflictos entre seres humanos. Alzamos la voz para pedir a todos: ¡Basta ya de muerte! ¡Basta ya de violencia! ¡Basta ya de sufrimiento y dolor!”, indica parte del comunicado.

“Nos dirigimos a las personas de buena voluntad: no permitamos que instigadores delincuentes generen más dolor y muerte. A los grupos que se movilizan para expresar sus demandas les exhortamos a mantener actitudes pacíficas. A las fuerzas del orden las llamamos a no usar la fuerza de manera desmedida en el cumplimiento de su deber de resguardar la vida de los hermanos y los bienes de la comunidad”.

Pidieron a quienes tienen en sus manos el poder y la capacidad para detener todo eso no llamar a la confrontación y violencia y que más bien “salgan de su boca palabras de paz y reconciliación”.

Radio Fides/La Paz