El director nacional del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF), Andrés Flores, informó que las armas que se utilizaron para quitar la vida en Montero y La Paz y herir a mineros en Oruro no eran reglamentarias, lo que significa que no era ni de la Policía ni de las Fuerzas Armadas. En el caso de Sacaba la investigación continúa.

Flores indicó que en base al requerimiento fiscal y pericias del IDIF se estableció que tanto los fallecidos por arma de fuego y los herido son por arma de fuego, el calibre de los proyectiles no son de armas que correspondan a uso reglamentario, ni de la Policía ni de las Fuerzas Armadas.

“El proyectil colectado de uno de los heridos de los hechos en Challapata de uno de los trabajadores mineros corresponde a un calibre 7.65 (…) Fallecido en la localidad de Montero el 30 de octubre de 2019, calibre 22 largo, no militar ni policial; fallecido en la localidad de Montero el 30 de octubre de 2019, calibre 22 largo, no militar ni policial; fallecido en la ciudad de La Paz en fecha 11 de noviembre de 2019, perdigones metálicos y el fallecido en sacaba el 12 de noviembre también corresponde a perdigones metálicos que tampoco es de uso reglamentario; fallecido en la localidad de Montero el 13 de noviembre, corresponde a calibre 22, no policial ni de la Fuerzas Armadas”, explicó.

Respecto al caso de Sacaba, informó que tras la autopsia realizada a los fallecidos en Sacaba, el 15 de noviembre, se estableció que las muertes fueron por proyectil de arma de fuego larga cuyo calibre está en investigación en base al único proyectil encontrado en una víctima ya que en el resto se evidenció que el proyectil de arma de fuego tuvo ingreso y salida.

“En un solo cadáver hemos colectado un proyectil deformado, porque éste proyectil ingresó por la parte lumbar de la columna, chocó contra una de las vértebra, se deformó, perdió velocidad y se alojó en la región cardíaca de esta personas fallecida. Este proyectil ha sido enviado a balística para su estudio”, indicó.

Radio Fides/Sucre

Tu comentario