El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, aseguró el martes, durante su intervención en el Consejo Permanente de la organización internacional, que en Bolivia hubo un golpe de Estado el 20 de octubre, día de las elecciones generales, cuando se cometió el fraude electoral.

“Golpe de Estado es una forma ilegítima de acceder al poder y ejercerlo, si viéramos el artículo 2 de la Carta Democrática Interamericana. En ese contexto, sí, hubo un golpe de Estado en Bolivia, ocurrió el día 20 de octubre cuando se cometió el fraude electoral, que tenía como resultado el triunfo del ex presidente Evo Morales en primera vuelta. El Tribunal Electoral de adjudicar el triunfo en primera vuelta era pretender perpetuarlo en el poder de forma ilegítima e inconstitucional”, dijo.

Explicó que el objetivo de Morales “era quedarse en el poder arrebatándole, de una de las peores formas, robándose una elección, era robarle la soberanía al pueblo, ese pueblo que le había dado el poder a Evo Morales más que a nadie en la historia de Bolivia, ese pueblo que no merecía ser engañado”.

Calificó la situación como una forma de “autogolpe” y que no es nuevo pues ocurrió en otros países, por lo que se debe continuar “la investigación de las responsabilidades”, porque ese autogolpe “es volver a las peores épocas del hemisferio, es condenable e inadmisible”.

“Es muy triste, es el horror de los horrores, es el despropósito de los despropósitos, que se arroje el legado político del primer presidente indígena de Bolivia por la borda de un autogolpe, duele en al alma”, sostuvo.

Además, dijo que “la vergüenza no es de la OEA que descubre un fraude electoral, es de aquellos que lo cometieron, la vergüenza no es de la OEA que hace un informe técnico irrefutable, es de aquellos que quisieron burlar al pueblo, la sangre en las manos es de aquellos que cometieron el fraude electoral”.

“La OEA no dio un golpe de Estado, dieron un golpe de Estado quienes se robaron la elección declarando un triunfo en primera vuelta, situación que se mantuvo por 20 días. No se le puede pedir a un pueblo que se deje robar una elección, no se le puede pedir a un pueblo que se deje robar la soberanía, no se le puede pedir al pueblo que se deje robar el poder”, apuntó.

También dijo que la reelección no es un derecho humano, contrariando el argumento de Evo Morales para imponer una nueva postulación.

Radio Fides/La Paz