Tras la renuncia del presidente Evo Morales, La Paz y El Alto amaneció con la incertidumbre pues los vecinos de estas ciudades realizaron vigilias para evitar saqueos por parte de gente afín al Movimientos Al Socialismo (MAS).

El transporte era escaso en ambas ciudades y los vecinos continuaban organizándose, ante los desmanes que ocurrió en la víspera con la quema de buses Pumakatari y de las casas del rector de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), Waldo Albarracín y de la periodista Casimira Lema.

Esta mañana el temor y la zozobra volvió pues comunarios salieron a las calles nuevamente a amedrentar a los vecinos.

Desde Chasquipampa y Achumani la gente llamaba llorando a los medios de comunicación para pedir que la policía los ayude.

Radio Fides/La Paz

Tu comentario