Los policías de Tarija también se amotinaron la noche del viernes y fue el coronel Aníbal Rivas quien salió a hablar con la gente y en el momento menos pensado agarró un altavoz y dijo «a ver si no tengo consecuencias, pero quiero decir ¿quién se rinde?» y la multitud respondió: ¡Nadie se rinde!.

Antes de aquella reacción varias personas llegaron hasta el lugar donde les manifestaron su apoyo a los uniformados.

Radio Fides/Tarija

Tu comentario