Luego de que en varias regiones del país los policías decidieran amotinarse, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, convocó en una conferencia de prensa a los uniformados a dialogar para “entender cuál es su malestar y sus peticiones”. Espero que se trate de un tema institucional y no político.

“Quiero decir al respecto que tenemos plena confianza en que vamos a poder superar esta situación en la Policía boliviana, como lo hicimos antes. Voy a conversar con la tropa y con los jefes”, indicó.

Explicó que la Policía tiene un mandato constitucional que es resguardar el orden, “no se puede contaminar lo institucional con el factor político”.

“Si lo contaminamos, obviamente que nuestra institución quedaría enormemente cuestionada ante la historia. En ese marco, de esa responsabilidad histórica, convoco a los integrantes de la familia policial puedan balancear estos elementos. Confío en que una institución fundamental del Estado estará a la altura de la historia para poder reencausar esta situación de malestar”, aseveró.

Radio Fides/La Paz

Tu comentario