El mediodía del sábado 2 de noviembre, cuando gran parte de la población Orureña se constituía en el cementerio general para recordar a sus seres queridos ya fallecidos, llegaron los restos mortales de la adolescente Jhoselyn Calani Coria, quien murió el jueves por la noche tras varios días de agonía, luego de ser víctima de una brutal violación grupal. Uno de los casos que más ha consternado a la población de Oruro.

El entierro fue bastante emotivo, en medio de llanto y dolor uno de los profesores del Liceo de señoritas de Oruro destacó que la adolescente era alumna destacada, según un reporte de radio Fides Oruro.

“Una alumna destacada, que ha tenido mejores notas desde que ha llegado al liceo nacional de señoritas de Oruro, es así que nosotros nos despedimos con todo cariño”, dijo.

Los asistentes al entierro pedían que se haga justicia.

Tres de los asesinos son también menores de edad y se busca la pena máxima para los acusados.

Radio Fides/Oruro

Tu comentario