El presidente del Comité Pro Santa Cruz, Luis Fernando Camacho, denunció el viernes que los llamaron en tres oportunidades, a nombre del  presidente Evo Morales, para pedirle negociar un precio a cambio de frenar el paro que es contundente en esa región. El Gobierno negó esa versión y pidió pruebas.

“Hoy he recibido tres llamadas de distintas personas enviadas por el presidente Evo Morales, poniendo precio a esta medida y poniendo precio a los intereses que yo, como empresario, tengo para poder callar las voces del pueblo”, indicó.

“Le respondí que el pueblo boliviano y el pueblo cruceño no tiene precio, no tiene (precio) su libertad y no tiene precio su democracia. La única condición para que el pueblo retorne a su casa es la segunda vuelta. No vamos a negociar principios”, acotó.

Además el dirigente aseguró que si el presidente Evo Morales quiere reunirse con él entonces tiene que ser al pie del Cristo Redentor y delante de todos los cruceños. “No puede haber secretos y no podemos seguir reuniéndonos entre cuatro paredes en un cuarto oscuro y a espalda del pueblo”, afirmó.

Por su parte, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, negó que haya existido algún tipo de acercamiento desde Palacio con el líder cívico y pidió pruebas.

“Dice que ha recibido tres llamadas de personas que, a nombre del presidente Evo Morales, se habrían dirigido a él telefónicamente y le habrían dicho que quiere recibirlo en secreto para negociar. Quiero decirle al dirigente cívico (Camacho) que tal vez la falta de experiencia le está haciendo cometer estos errores”, aseveró.

Radio Fides/Santa Cruz