La tecnología de punta instalada en los puestos de la Aduana Nacional de Bolivia en localidades fronterizas como Huachacalla, ingresando por el lado de Pisiga y Lagunas, muy cerca de Tambo Quemado, ha permitido en las dos últimas semanas la detección de mercadería cuyos propietarios intentaban burlar el control y pretendían introducirla en el país, como legal.

El gerente de la Aduana Regional Oruro, Oscar Arancibia, informó a radio Fides Oruro que entre los casos más grandes resalta el de un bus chileno cargado de celulares.

“Camuflando en compartimientos ocultos de un bus, celulares de alta gama que eran de cantidad de unos 251 que han determinado un valor preliminar de 200 mil dólares”, dijo.

Los otros casos fueron detectados el 30 de septiembre y el 3 de octubre, donde también se querían aprovechar de la buena fe de nuestros funcionarios, acotó.

Indicó que estos casos, en los que la mercadería sobrepasa las 200.000 UFVs, son considerados como delitos y por lo mismo han sido remitidos al Ministerio Público.

Radio Fides/Oruro

Tu comentario