La Gobernación de Santa Cruz informó este miércoles que los 42 niños, de dos guarderías dependiente de la entidad, que sufrieron una transgresión alimentaria la gran mayoría fueron dados de alta, pero ocho quedan en observación. Además se está realizando una investigación que podría derivar en el despido de funcionarios, según un reporte de radio Fides Santa Cruz.

El secretario de Salud de la Gobernación cruceña, Óscar Urenda, indicó que los niños sufrieron “una transgresión alimenticia”, por algún alimento que había perdido su calidad. Se estima que podrían ser el queso y lácteos.

“Los niños gracias a Dios no tuvieron mayores complicaciones, todos fueron dados de alta y están a en sus casas con sus familiares, no pasó a mayores pero hubo un riesgo que debe ser prevenido”, dijo.

Sin embargo, minutos más tarde, el gobernador Rubén Costas dijo que ocho de los niños siguen en observación en las propias guarderías. La primera autoridad del departamento también pidió una investigación y “que sean implacables”.

Urenda explicó que este tipo de casos las sanciones son administrativas. “Pueden ser administrativas, no va a lo penal, pero hay gente que incluso puede perder su trabajo”, acotó.

Según la entidad departamental, la Gobernación provee de todos los alimentos secos y las guarderías compra los alimentos frescos. “Parece que hay un lácteo que habría provocado esta situación, no es una cosa extraordinaria, pero estamos investigando y buscando responsables a los cuales se les dará la sanción que corresponda”, indicó.

Radio Fides/Santa Cruz

Tu comentario