A pocos días de realizarse el Sínodo de la Amazonía, convocado por el Papa Francisco, que se celebrará en Roma del 6 al 27 de octubre. Los representantes de la Iglesia Católica boliviana denunciarán varias situaciones preocupantes que ocurren en el país.

Según un comunicado de la Conferencia Episcopal de Bolivia, previo al Sínodo, los Obispos de Bolivia han enviado sus aportes, resultado de un amplio proceso de consulta en la Amazonía boliviana y que han sido recogidos en el denominado “Instrumentum laboris”.

En este documento se denuncian varias “situaciones preocupantes, entre ellas: la apropiación y privatización de bienes naturales, las concesiones de tala legal e ilegal, el narcotráfico, los megaproyectos de infraestructura hidroeléctricas y forestales, tala para la producción de monocultivos, construcción de carreteras y ferrocarriles, proyectos mineros y petrolíferos, la contaminación causada por la industria extractiva, la caza y la pesca depredadoras, la criminalización y asesinato de líderes y activistas defensores del territorio, la falta de reconocimiento de los territorios indígenas, la falta de demarcación y de títulos de propiedad de sus tierras, y los problemas sociales que a menudo acompañan estas situaciones, tales como el alcoholismo, violencia contra las mujeres, la explotación sexual, trata de personas, pérdida de la identidad cultural y otras situaciones que derivan en el incremento de la pobreza”.

Del Sínodo denominado “Nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral” participarán 12 Obispos, entre titulares y auxiliares, de la zona amazónica de Santa Cruz, Cochabamba, Coroico, Reyes, Pando, Beni, Ñuflo de Chávez, Aiquile, San Ignacio de Velasco, además del presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana, monseñor Ricardo Centellas.

Radio Fides/La Paz

Tu comentario